AYUNTAMIENTO DE SALAMANCA

15:43  |  22 / 08 / 2017
inicio | Emprendedores | Perfil

Perfil

Cualquier país que pretenda tener un crecimiento sostenible ha de desarrollar una cultura emprendedora. Hay una asociación directa entre la creación de nuevas empresas y el desarrollo de la economía. Este es el fundamento por el que se estudia la figura del emprendedor, cada vez más necesaria en un contexto cambiante y de incertidumbre económica.
Si es importante, para montar una empresa, tener un entorno específico que facilite su creación, como por ejemplo: apoyo financiero, apoyo gubernamental, educación y formación, estructura comercial, niveles de apertura, normas culturales y sociales o acceso a la infraestructura física, para el éxito en el desarrollo de una idea empresarial, existe un factor absolutamente imprescindible: el emprendedor / empresario.
Y es que uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta antes de lanzarse a una aventura empresarial es intentar evaluar las características personales, las capacidades y las aptitudes del potencial empresario.
 
Son variables importantes:
 
·         Sus condiciones personales como:
- Edad
- Antecedentes familiares
- Disponibilidad
- Animosidad
 
·         Características de la personalidad:
- Deseo de responsabilidad
- Preferencia por los riesgos moderados.
- Optimismo realista.
- Dinamismo.
- Perseverancia.
- Tolerancia a la ambigüedad
 
·         Habilidades personales:
- Crear equipos y organizar.
- Creatividad.
- Adaptabilidad.
- Iniciativa.
- Independencia.
- Capacidad de decisión.
- Capacidad de negociar.
- Confianza en sí mismo.
- Profesionalidad.
- Capacidad de planificar
 
 
El emprendedor tiene unos rasgos de personalidad definidos que se caracterizan por tener cierta motivación y la necesidad de logro; esto es, el emprendedor desea acometer nuevos proyectos y, a la vez, tener éxito, reconocimiento. También suele caracterizarse por tener el locus de control interno (la variable de aprendizaje que hace ver al emprendedor que el resultado es fruto de sus actuaciones), una moderada orientación al riesgo, la tolerancia a la ambigüedad, la persistencia, la autoconfianza y la necesidad de autonomía.
Las dimensiones que en mayor medida distinguen al emprendedor del directivo y de la población en general son la MOTIVACIÓN Y NECESIDAD DE LOGRO, LA PROPENSIÓN AL RIESGO Y EL LOCUS DE CONTROL INTERNO. Entre las razones que les han motivado, destacan el conocimiento del producto, la capacidad para emprender y el deseo de crear una empresa o nueva actividad, frente a otras, como la independencia económica, la imposibilidad de colocarse o alcanzar un mayor estatus social. De ello se desprende que “toda persona que lo desee puede ser emprendedora”. Para ello, es necesario que conjugue la motivación, el conocimiento, la experiencia y un contexto ambiental favorable.
Las características personales asociadas al buen emprendedor son:
- Motivación y seguridad en sí mismo
- Afán de perfección
- Capacidad de trabajo y concentración en el mismo
- Elección de un riesgo moderado
- Percepción del futuro, sentido especial para captar oportunidades de negocio.
- Especial valoración de la información: personas interesadas en obtener información de todo tipo.
- Optimismo en situaciones nuevas.
- Actitud hacia el dinero: personas que respetan el dinero, pero que no son avariciosas.
- Iniciativa y previsión en la gestión empresarial.
- Necesidad de obtener resultados.
- Personalidad dominante.
- Capacidad innovadora.


DESCARGAR DOCUMENTO
volver
empresario





Pie de página

CSS Valido XHTML 1.0 Valido ???i18n.aytosa.foot.img.aa??? TAW AA, herramienta para el análisis de accesibilidad de sitios web
CANAL EMPRESAS Y EMPRENDEDORES. Plaza Mayor 15, piso 4º. 37002 Salamanca. Tel.: 923 281 414
© Ayuntamiento de Salamanca | Pz. Mayor, 1 - 37002, Salamanca | Tel. +34 923 279100

Uso de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros en todo el portal. Al continuar con la navegación entedemos que se ejecuta nuestra Política de cookies.